El cambio climático, punto de inflexión entre los seres humanos y la naturaleza.

Artículo preparado por Martin Bustamante, de EcoCiencia, Ecuador, socio implementador del proyecto “Comunidades de los Páramos”de la UICN.

ECUADOR. Los Andes presentan evidencias de cambio climático, las cuales cobran fuerza cuando se analiza la oscilación de cada una de las variables que forma el tiempo y el clima.

En los últimos años se han reportado afectaciones en varios sentidos hacia la biodiversidad tanto por la desaparición de especies, como por el desplazamiento (migración altitudinal y latitudinal) de los ecosistemas. Asimismo, los modos de vida, servicios culturales y relaciones con el paisaje están cambiando como consecuencia de un nuevo entorno.

Actualmente este hecho ocurre en la región andina, reconocida como uno de los puntos de biodiversidad más importantes del planeta y se prevé que, en el futuro, los sistemas naturales y sociales recibirán afectaciones crecientes, aun cuando los escenarios de cambio climático sean conservadores.

Entre las acciones tradicionales para evitar la pérdida de biodiversidad en los Andes se formularon áreas protegidas de gran tamaño con cobertura vegetal continua. Sin embargo, se dejaron por fuera fragmentos pequeños que también son reservorios de biodiversidad y en donde los modos de vida de la gente dependen fuertemente de ecosistemas funcionales.

Se plantea una nueva forma de gestionar los paisajes heterogéneos, donde se juntan áreas de conservación, zonas productivas y comunidades. Las acciones de adaptación que se formulan buscan preservar biodiversidad y minimizar las pérdidas del patrimonio natural, sin embargo no son garantía para el sostenimiento de la riqueza natural y cultural.

Una de las razones esenciales para la formulación de nuevas áreas que garanticen la persistencia de especies/ecosistemas es la dependencia de las poblaciones humanas de la naturaleza. Las culturas locales dependen de las funciones de los ecosistemas, pero también han desarrollado profundos vínculos culturales con elementos de esa biodiversidad (especies de fauna y flora) o elementos del paisaje (agua, montañas, accidentes geográficos). Los ecosistemas andinos y su alta variabilidad tienen entonces un importante papel en las culturas locales. Por ello, las medidas de adaptación al cambio climático deben orientarse a proteger también las relaciones de la cultura que dependen de la naturaleza.

Martín Bustamante
Biólogo

El proyecto "Comunidades de los Páramos" se centra en el fortalecimiento de las capacidades de las mujeres y los hombres rurales de las regiones del páramo andino y la coordinación de las múltiples partes interesadas para mejorar la adaptación de sus ecosistemas a la variabilidad del cambio del clima.
Más información: Marcos Cerra Becerra - Coordinador del proyecto - marcos.cerra@iucn.org

FOTOS:
1) Cuatro Esquinas, Chimborazo, Ecuador
2) Cuatro Esquinas, Chimborazo, Ecuador
3) Zuleta, Imbabura, Ecuador
@Colectivo Sinestesia. UICN. Proyecto “Comunidades de los Páramos”. 2014

Bases de datos sobre conservación

Portal CES newsletter

Infórmate de las últimas noticias

Suscribirse a Portal CES newsletter feed